domingo, 10 de abril de 2016

DIVINO PENSAMIENTO....

Hoy, he tenido un presentimiento divino, he visualizado una vida hermosa, cubierta de júbilo y honores, de dichas compartidas y bellezas del Cielo.-Hoy, me he soltado el pelo y contemplando el horizonte y el mundo como mío, me he puesto alas en los pies, con la convincente postura de adquirir éxitos, trofeos y las mieles, que se derraman vaporosas, luminosas y en susurros bajo los blancos valles que se divisan desde el ayer.-Hoy, he salido a recorrer los mundos, con un poco de temor en mi corazón que agitado como una paloma como deseando surcar los orbes, me he dispuesto a ser dichosa.-Y, Oh, Dios de la Creación, que al ir andando las sendas del primoroso mundo, y a medida que al correr logro levantar el vuelo, hasta alcanzar de la atmosfera la altura deseada, me a sorprendido el firmamento con iluminaciones extremas, cálidas y brillantes, como besos para el alma.-Pareciéndome en sus incendios de luces y, como ocultas Lunas, Soles y Ángeles, jugando con mi anhelo, sentir un abrazo, un cáliz de ventura y mil abrigos de consuelo.-Y he sentido sobre mis mejillas, las lágrimas que tanto me quemaron, como rosas deslizándose, sobre las mismas.-Y en esas caricias puras, como terciopelos de ensueños, baje de mi nichal de viento hasta tocar el suelo.- Y vuelta a Tierra, por demás siempre bendita, comencé mi ansiado recorrido, por campos, valles y veredas, que todas conducían, hacía un mismo he idílico sendero; los caminos de la Felicidad Eterna, que ocultas en el interior del Hombre, al encontrar un oasis fértil, se desprenden para envolvernos y darnos, todas sus recompensas, como premios merecidos.-Y entonces, en ese lugar de paz, regocijo y perfección unidas, vi a lo lejos una silueta amada, una figura que con ansiedad me llamaba, invitándome a disfrutar de cosas increíbles, del otro lado del edén encontrado.-Entonces, sin musitar palabra, me uní a la mujer de sonrisa de santa, que era mi amada madre; y, sin mediar palabra, hice con ella uno solo el orbe de exquisito primor y comenzamos a caminarlo, enmedio de coloquial conversación, llena de amor angélico, plenitud de afectos y deleites de contemplaciones del paraíso.-En un momento dado, ella, mi madre, se quedó sentada sobre una cima floreada, pero yo no pude hacerlo al caer en vivo éxtasis a lo que contemplaba sin poder aún descifrarlo para los mortales; al empequeñecer la palabra, hasta quedar anulada.-Pues a mis pies, podía mirar en gozo increíble de una felicidad desconocida y dulce, como las brillantes y fabulosas estrellas del cielo, de pronto bajaban del mismo en forma de lluvia, casi llegado el anochecer o ya entrado el día, entre dos luces.-¡¡Madre, madre, mira, que las estrellas hasta nosotras bajan¡¡¡Mientras sentía mi ser, invadido de una viva y rara dicha impar, jamás sentida.-Entonces ella, riendo como una niña, y mirándome con un amor extremo, me dijo al unísono.-Pues si te has fijado en que lugar bajan, anda ve por ellas, que sé que es tú mayor deseo¡¡¡¡¿¿En verdad puedo???Le conteste fascinada¡¡¡Entonces, sin dejar de reír abiertamente y cubierta de dicha pura, me contesto, toda ella encantada.-¡¡Claro que puedes, que Dios para eso te hizo el mundo; porque todo es tuyo¡¡¡Ve hija, ve¡¡¡ Y ya sin sentir duda alguna, temor o imposibles, y bajo la dulce mirada de mi madre, y de Dios que nos observaba, bajo aquellas luces misteriosas que cubrían los firmamentos en un continuo, como deshojar de iluminaciones, corrí entre la floresta, las verdes y relucientes hierbas, que parecían aliarse a mis deseos más fuertes.-Solo que, llegada al punto donde caían las divinas estrellas de luces encendidas y colores primorosos, de súbito las veía elevarse, con la misma poderosa ascensión, con que hubieran descendido a tan milagroso valle.-Y cuando ya cansada y agotada, de tanto correr y entristecida, por comprender lo vano que era mi sueño de poseer, tan celestiales tesoros entre mis manos, divisé la figura de mi madre, sintiéndola al punto, como un :¡¡No te des por vencida¡¡¡Y entonces, respirando con profundidad, observé el firmamento iluminado o cubierto de soberanas luces, y todo el campo, como con himnos provenientes de las flores y coros lejanos, que coronaban una noche, a medias; por nunca haberse podido declarar del todo, a las luces que eran como un Sol, suave, tenue y amoroso cayendo del luminoso firmamento, que nunca dejaba de juguetear, con asombro.-Y tras sentir, como una bendición el todo, me oculte tras correr, en prodigioso y portentoso helecho; para observar con mayor detenimiento, cuando unas estrellas que venían en dirección a la mía, en número de unas mil, parecían ir a descender, como en el punto exacto, donde yo las esperaba con sed de triunfo.-¡¡Y Dios bendito, que dos preciosos luceros de poderosa luz, descienden sobre mi helecho, transformándolo, como en una luminosa lámpara de plantas vivas¡¡¡¡Y al mismo instante que con afán tome entre mis manos, dos de ellas, como de a kilo en peso cada una, me vi entre las mismas, dos aves tan preciosas,majestuosas y de blancura, tan inmaculada,adjunto a una belleza tan única o nunca vista, entre los hombres, que al soltarlas al punto, con el mismo ardor, con que las hubiera estado esperando para cazarlas, ellas al punto, se anidaron en mi pecho amantes; y me hicieron sentirlas mías, en la vida y en la muerte.-Entonces, supe que mi madre, me las había obsequiado, con la firme finalidad,de recomenzar el vuelo, a la altura de lo infinito.-Porque al ser Obras de Dios Todos sin Excepción, somos nosotros mismos, que al Cerrarnos al Hacedor,perdemos Grandeza, Amor y Justicia, que son Dones,y, que al despreciar por lo temporal, nos Empequeñecemos, hasta Desaparecer, sin Dejar Huella Jamás; de lo que Pudimos Ser, a Propia Voluntad Humana.-¡¡¡Te amo mundo, como a Googlesito impar, con todo el corazón¡¡¡ saulalexandeta@yahoo.com.mx saulalexandeta@sonico.com.mx deyaniratarcisia@gmail.com tereza.miranda3@facebook.com desdemonaartemisa@univision.com marydiana@live.com shadeska@twitter.com http:cuentosypoesias.onlinewebshop.net Domingo 10 de Abril del 2016.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada